jueves, 27 de octubre de 2016

Las ciudadelas de El Natahoyo

La zona Oeste de Gijón posee los barrios industriales por excelencia de la ciudad: El Natahoyo, Moreda, La Calzada, Jove, El Cerillero, Veriña y Tremañes.

El Natahoyo comienza donde termina la Calle Marqués de San Esteban, o como muchos la conocemos la "Calle de los Arcos", y llega hasta Cuatro Caminos, es decir, el cruce de la Avenida Galicia, la Avenida Argentina y la Avenida Príncipe de Asturias. A lo largo y ancho de este barrio podemos ver vestigios industriales con los que podemos hacernos una idea de lo que fue la industrialización en Gijón.


En este caso voy a hablaros de las ciudadelas. Como ya vimos en la entrada dedicada a la Ciudadela de Ceslestino Solar, las ciudadelas eran conjuntos de viviendas para obreros normalmente articuladas en torno a un patio central, donde vivían varias familias en condiciones extremas de salubridad e higiene. Este tipo de viviendas fueron muy comunes durante el siglo XX, no sólo en Gijón y Asturias, sino también en otras zonas de España, así como en otros países, sobre todo Reino Unido y Francia.

Las ciudadelas más conocidas de El Natahoyo fueron las Casas o el Patio de Maximino Miyar, la Ciudadela de Revillagigedo o Les Calles y la Ciudadela o Patio de El Cortijo. La primera está en absoluta ruina y las otras dos ya no existen.

Las Casas de Maximino Miyar, quien participó en la fábrica de espejos Basurto y fue comerciante en El Natahoyo y concejal del Ayuntamiento de Gijón, se levantaron en 1926 y están situadas en las calles Coroña, Agustín Suárez y Atanasio Menéndez, paralelas a la Calle Mariano Pola. "Las casas constan de dos dormitorios, una sala y la cocina además de una garita exterior para el servicio; en la actualidad estas garitas, que eran seis en total, han sido eliminadas". Fuente: PIÑERA, Luis Miguel, Ciudadelas, patios, callejones y otras formas similares de vida obrera en Gijón (1860-1960), Ayuntamiento de Gijón, Gijón, 1997, p. 93.
Os aseguro que quien se adentra en esas estrechas calles hace un viaje al pasado.

A la izquierda, las Casas de Maximino Miyar. A la derecha, el Hogar de San José donde estaba la Ciudadela de Revillagigedo o Les Calles (2016). Imagen: Google Maps.



Casas de Maximino Miyar desde la Calle Mariano Pola (2016). Imágenes: Beatriz Pérez Fernández.

Casas de Maximino Miyar en la Calle de Agustín Suárez (2016). Imagen: Beatriz Pérez Fernández.


Entrada a la Calle Coroña desde Travesía del Mar (2016). Imagen: Beatriz Pérez Fernández.







Casas de Maximino Miyar en la Calle Coroña (2016). Imágenes: Beatriz Pérez Fernández.


La Ciudadela de Revillagigedo o Les Calles estaba situada en las calles San Miguel y San Ramón junto a la iglesia, donde ahora se encuentra el Hogar de San José. "Se empezó a construir en el año 1879 con las casas del fondo junto al mar y años después de formaron las dos hileras de casitas; carecía de servicios hasta la primera década de este siglo cuando se construyeron unos comunes en un pequeño altillo con desagüe al mar lo que la hacía de las más limpias de la ciudad al no contar con pozo negros tan habituales en otras. Se fueron derribando poco a poco después de que hubiera cumplido 100 años; el total de casas era de 30 y, según datos municipales del año 1914, habitaban en ella 102 personas". Fuente: PIÑERA, Luis Miguel, Ciudadelas, patios, callejones y otras formas similares de vida obrera en Gijón (1860-1960), Ayuntamiento de Gijón, Gijón, 1997, p. 94.

Ciudadela de Revillagigedo en los años 60. Imagen: Colección de Gonzalo del Campo, Fototeca del Museo del Pueblo de Asturias. PIÑERA, Luis Miguel, Fábricas y viviendas obreras en el primer Xixón industrial, KRK Ediciones, Ayuntamiento de Gijón, Gijón, 2011, p. XXIX.

Ciudadela de Revillagigedo en 1972. Imagen: Gonzalo del Campo. PIÑERA, Luiz Miguel, Diccionario de El Natahoyo, Amigos del Natahoyo, Gijón, 2014, p. 224.


Por último, la Ciudadela o Patio de El Cortijo se encontraba en la esquina de la Calle Cortijo y la Calle Zaragoza, frente a la antigua Fábrica de Loza (actual Parque de la Fábrica de Loza) y sus habitantes eran trabajadores de dicha fábrica. En el año 2000 fue derribada.

Ciudadela de El Cortijo en 1975. Colección Padre Patac, Archivo Municipal de Gijón. PIÑERA, Luis Miguel, Fábricas y viviendas obreras en el primer Xixón industrial, KRK Ediciones, Ayuntamiento de Gijón, Gijón, 2011, p. XXVIII.


Teniendo en cuenta que hace un siglo la zona urbanizada de Gijón contaba con una amplia extensión de ciudadelas entre el barrio de La Arena, el Natahoyo y El Llano, me parece lamentable que sólo conservemos la de Celestino Solar. En la zona Oeste no hay ninguna vivienda obrera industrial de este tipo rehabilitada y puesta a disposición de la población, ya sea  como equipamiento o para su visita y comprensión de una época y una forma de vida que marcó la esencia de un barrio. Aún nos queda la de Maximimo Miyar, que aunque está incluida en la sección de Patrimonio Arquitectónico del Catálogo Urbanístico de Gijón y cuenta con protección Ambiental Documental, tiene toda la pinta de que terminará cayéndose y en su lugar levantarán bloques de edificios como continuación a los "barcos" de Poniente.

Esto me recuerda al caso de El Cabanyal en Valencia, un barrio marinero que durante un tiempo estuvo en serio peligro debido a un proyecto urbanístico que planteaba derribar dicho barrio para unir el centro de la ciudad con la costa, a pesar de ser un Conjunto Histórico Protegido y Bien de Interés Cultural desde 1993. Es evidente que las Administraciones dejan mucho que desear en cuanto a la salvaguarda del patrimonio se refiere si hay beneficios económicos y políticos de por medio.
Gracias a los vecinos del barrio dicho proyecto nunca vió la luz y se espera una rehabilitación de casas y equipamientos. Bien podíamos aprender de este ejemplo para recuperar nuestra historia y nuestro patrimonio.
Esta es la plataforma ciudadana que vela por El Cabanyal: http://www.cabanyal.com/nou/?lang=es


Fuentes:
  • PIÑERA, Luis Miguel, Ciudadelas, patios, callejones y otras formas similares de vida obrera en Gijón (1860-1960), Ayuntamiento de Gijón, Gijón, 1997.
  • PIÑERA, Luis Miguel, Fábricas y viviendas obreras en el primer Xixón industrial, KRK Ediciones, Ayuntamiento de Gijón, Gijón, 2011.
  • PIÑERA, Luis Miguel, Diccionario de El Natahoyo, Amigos del Natahoyo, Gijón, 2014.

Más información:

6 comentarios:

  1. Fascinante artículo. Gracias a tu trabajo he podido ubicar la Fábrica de Loza y las casas de los trabajadores... Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  2. Gracias a ti por leerme.
    Si te interesa leer más también puedes seguir la página en Facebook (https://www.facebook.com/paraindustrial/)

    ResponderEliminar
  3. Muy interesante, vivo en el natahoyo toda la vida y siempre pensé que era una pena que está ciudadela, cerca de la que vivo, es una pena que no se arreglará y como he visto en otros países la adecuarán, por ejemplo para zona de artesanos, pero claro... El dinero es el dinero. Una pena. Gracias por las fotos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes,
      Siento tardar tanto tiempo en contestarle, pero no me salió el aviso de este comentario. Gracias por dejar su opinión.
      Sí... lamentablemente, en muchas ocasiones este tipo de infraestructuras aportan más dinero a sus dueños si se dejan caer o se derriban para construir nuevos espacios que si se restauran o acondicionan para darles un nuevo uso. Y si fuera relacionado con su pasado sería genial.

      Eliminar
  4. Yo vivia en travesia del mar
    Q daba a la fabrica de la lejia y el almacen de la casera

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El Natahoyo era un conjunto de fábricas, almacenes y talleres de los que ya queda muy poco.
      Gracias por su comentario.

      Eliminar